En nuestro penúltimo día en Ciudad de México aprovechamos la última hora de almuerzo junto a las chicas del Laboratorio y Gus. Así, nos comenzamos a despedir de este equipo increíble, la ciudad y su comida. Incluso Luis ya comenzaba a acostumbrarse al picante…