No podíamos irnos sin antes visitar Teotihuacan, lugar histórico de las afueras de la ciudad y de gran valor arqueológico. Ojo que venir de Valparaíso te da cierta capacidad para subir escaleras que no mucha gente posee, por lo que rápidamente nos animamos a subir la Pirámide de la Serpiente Emplumada. Pan comido. Subir la Pirámide del Sol, eso sí que fue un desafío interesante. Aún más cuando desde la cima puedes ver que todavía te queda subir la Pirámide de la Luna. De todas formas la recompensa es sublime… y las quemaduras de encargo.