Con mucho sueño y hambre (para quienes tuvieron que comer el menú vegano del avión a la fuerza, jajaja), llegamos a Ciudad de México! Inmediatamente fuimos a dejar nuestras queridas maletas al FabLab, donde nos encontramos con Zeltzin del Impact Hub; Brenda y Lucía del Laboratorio para la Ciudad, intercambiamos números y quedamos de acuerdo en juntarnos una vez hayamos descansado…

Llegando al hostal en San Ildefonso, un tranquilo y bello lugar ubicado en el centro histórico de la ciudad nos enfrentamos a la realidad. Luego de una equitativa y democrática distribución de camas todas nuestras esperanzas de salir a recorrer fueron reducidas a un festival de ronquidos. Mañana sí que sí.