Paramos los deberes; con caras de agotamiento por el montaje y los días de campamento en Galpón Pichón, nos motivamos a sacarnos algunas fotos.

Pancho se ha ofrecido para realizarnos una sesión de fotos porque realmente nos quiere mucho (no sabemos muy bien la razón), las que usaremos para actividades de difusión en México. La idea era que estuviésemos todas y todos, pero debido a la dispersión energética que nos caracteriza, Luis no logró entrar en el Galpón y Nicole a penas llegó a la cita, luego de 9 horas de viaje en bus desde Temuco. Hicimos lo que pudimos con nuestros rostros. El mérito aquí es del fotógrafo. Muchas gracias Panchov!